Mass Effect Pedia

Blog dedicado al universo Mass Effect

Los Salarianos

Posted by Daniel en 3 marzo, 2010

Introducción:

Los Salarianos, la segunda especie que se unió al consejo, son unos anfibios de sangre caliente en que tienen un metabolismo rápido. Piensan deprisa, hablan rápido y se mueven a gran velocidad. A los Salarianos, el resto de las especies les parecen torpes y poco avispadas. Por desgracia, la velocidad de su metabolismo hace que tengan una esperanza de vida relativamente corta. Es casi imposible encontrar Salarianos que supere los 40 años.

Los Salarianos fueron responsables de adelantar el desarrollo de la primitiva especie Krogan para usarlos como ejército durante las rebeliones Krogan. También estuvieron detrás de la creación del arma biológica conocida como genofagia, que los Turianos usaron para aplastar la rebelión Krogan varios siglos después.

Los Salarianos son conocidos por su capacidad de observación y su pensamiento no lineal. Esto hace que estén especialmente dotados para la investigación y el espionaje. Siempre están experimentando e inventando, y en general, se acepta que saben más de lo que dejan entrever.

Biología:

Los Salarianos destacan por su acelerado metabolismo, que sólo necesitaba una hora de sueño al día. Sus mentes y cuerpos funcionan más rápido que los de la mayoría de las especies inteligentes, por lo que parecen inquietos e hiperactivos. La desventaja de este metabolismo tan activo es que su esperanza de vida gira en torno a los 40 años humanos.

Los Salarianos son bípedos anfibios. Los huevos sin fertilizar produce machos y los huevos fertilizados producen en hembras. Las hembras Salarianas ponen docenas de huevos una sola vez al año, pero las reglas sociales evitan que se fertilice más que una pequeña parte. El resultado de dicha práctica es que casi el 90% de la especie está compuesta por machos.

Los Salarianos tienen memoria fotográfica y cada vez olvidado un hecho. También poseen una especie de impronta psicológica que hace que tengan deferencia por aquellos a los que conocieron en su juventud, la eclosión de los Salarianos es un ritual solemne en el que la Dalatrassas (matriarca) del clan se queda a solas con los huevos. De este modo, su figura queda grabada psicológicamente en los jóvenes Salarianos, que tenderán a ceder ante sus deseos.

Durante la eclosión de los huevos que darán hembras, la Dalatrassa de los clanes de la Madre y el Padre están presentes en la creación de esta impronta. Esto asegura que las hijas sientan en la misma lealtad por ambos clanes (Los padres y las madres), lo que garantiza la unidad dinástica y la política deseada.

Cultura:

Las pocas hembras Salarianas están recluidas en sus mundos, por una cuestión de tradición y respeto. Las poderosas Dalatrassas son las cabecillas políticas y la familia real, y determinan las políticas de las regiones que administran mediante astutas negociaciones. Aunque los machos aunque los machos Salarianos pueden ascender a posiciones de gran autoridad en los negocios, la investigación por el ejército, rara vez participan en política.

Debido a su mecanismo reproductor, carecen del concepto de atracción sexual y de los ritos sociales que complican las vidas de los humanos. Las relaciones entre varones y hembras son raras (debido a la escasez de hembras) y más parecidas a la amistad humana que al amor.

El sexo sólo se practica con fines reproductores, y existen antiguos códigos sociales que determinan quien debe fertilizar los huevos, para que éstos produzcan más hijas que permitan continuar el linaje. La fertilización sólo suele ocurrir después de meses de negociación entre los clanes de los Padres y se realiza para sellar las alianzas políticas y dinásticas. A ningún Salariano se le ocurriría desafiar este código, jamás.

Los hombres salados son bastante complejos. El nombre completo se incluye su planeta de origen, su ducado, su parón mía, su feudo, su familia, y por último, su nombre de pila.

Doctrina militar:

En principio, el ejército Salariano es similar al de la alianza, pues se trata de una pequeña fuerza de voluntarios que se centra en la guerra de maniobras. Lo que diferencia a los Salarianos no es su equipo ni su doctrina, sino sus servicios de inteligencia y sus reglas de combate. Los Salarianos creen que las guerras deben ganarse antes de iniciarse.

Una creencia popular asegura que los Salarianos lo saben todo de todos, y la realidad no dista mucho de eso. En una guerra, la indiscutible superioridad de sus servicios de inteligencia les permite usar su pequeño ejército con la máxima eficacia. Antes de que comience el combate, ya tienen un conocimiento total de las posiciones del enemigo, de sus intenciones y de sus horarios.

En cada guerra que han disputado, los Salarianos siempre han atacado primero y sin previo aviso. Para ellos, conocer los planes del enemigo y dejar que te ataquen es simplemente estúpido, y anunciarle al enemigo tu intención de atacar sería una locura. Por lo tanto, consideran que los conceptos humanos de “no disparar hasta que te disparen” y “declarar la guerra antes de iniciarla” son increíblemente inocentes. En las guerras defensivas realizan devastadores ataques preventivos horas antes de los ataques del enemigo. Cuando atacan, nunca avisan de sus intenciones enviando una declaración de guerra antes.

La Biótica es prácticamente desconocida en el ejército Salariano. Los que tienen tal capacidad se consideran demasiado valiosos como para convertirse en carne de cañón y son destinados a los servicios de inteligencia.

Aunque los Salarianos están capacitados para defenderse de la mayor parte de las amenazas, saben muy bien que son un pez chico un universo lleno de tiburones. Como estrategia de supervivencia han creado poderosas alianzas con grandes potencias, en especial con los Turianos, aunque al principio las relaciones con ellos fueron tirantes debido al fiasco de la rebelión Krogan. Los Salarianos se toman grandes molestias para que las relaciones entre ambas especies sean lo suficientemente fuertes como para que cualquiera que los amenace se arriesgue  a una intervención Turiana.

– La liga de uno:

Antes de unirse al consejo de la ciudadela, la herramienta militar más poderosa ante los Salarianos era un pequeño equipo de reconocimiento conocido como “La liga de uno”, cuyo adiestramiento principal estaba centrado en el espionaje y el asesinato. Aquel grupo nunca tuvo más de una docena de miembros y estaba especializado en la infiltración en las circunstancias más adversas eliminando todos los obstáculos.

Sólo unos pocos miembros del gobierno y del ejército, del alto rango, conocían las identidades de los miembros de “La liga de uno”, que no llevaban distintivos especiales y no tenían un rango especial. La única prueba de la participación en la liga era un pequeño medallón que se entregaba a cada miembro al entrar en el grupo. Este secreto se mantuvo hasta la creación del consejo.

Fue entonces, cuando un esfuerzo por desmentir los rumores y complacer a sus nuevas socias Asaris, la unión Salariana público todos los documentos secretos relacionados con “La liga de uno”. De repente, la organización se vio expuesta y en peligro de ser atacada por los enemigos de los Salarianos. Pero antes de que se pudiera producir ningún daño, todo el equipo desapareció de forma misteriosa.

La mayoría dio por hecho que aquello fue una mentira conveniente para ayudar a ocultar sus identidades pero unos pocos meses más tarde, todo el alto mando interno apareció asesinado. Aunque no hubo ninguna prueba que los implicará, estaba claro quiénes habían sido los responsables. Todo indicaba que los miembros de “La liga de uno”, indignados por la actuación de su gobierno, fueron los culpables.

El grupo de operaciones especiales (GOE) comprendía el peligro que suponían estos renegados, así que envió un equipo de cazadores en su busca. Cuando éste no regresó y los GOE  enviaron a diez de sus hombres más brillantes con poderes casi plenipotenciarios. Sólo dos consiguieron volver sin ninguna pista sobre “La liga de uno”.

Después de aquello no se produjeron más incidentes y se dio por hecho que la liga había sido eliminada. Sin embargo, algunos documentos clasificados hace poco sugieren que podría haber un décimo tercer miembro que consiguió eludir al ejército salado.

Anuncios

Sorry, the comment form is closed at this time.

 
A %d blogueros les gusta esto: